Dos en una: Compromiso y equipo (+Fotos)

No hay mejor “superclass” que el mirar con atención el desenvolvimiento de los animales, donde lecturas diversas emanan de cada comportamiento.


20 de julio de 2021 - Yolanda Orihuela Bordón

Dos en una: Compromiso y equipo  (+Fotos)
Tomadas de Internet

Categoría: Interesante

Hay leyendas que tratan sobre animales, otras sobre personas que se convirtieron en montañas, como la de la india del Pan de Matanzas, y también se cuenta de ríos hechos de lágrimas.

También el mundo de las miniaturas está lleno de sorpresas. Son historias que parecen sueños, pero vistas de cerca pueden sorprender sus lecciones. Precisamente se cuenta que, hacia el norte de Australia, un ejército diminuto ha venido creando, desde tiempos inmemoriales, una de las obras de arte más increíbles de la naturaleza. Son piezas que no corresponden a la creación humana. Las arquitectas son las termitas.

Construidos minuciosamente por antiguas ingenieras, han sido conservados por generaciones de esas diminutas trabajadoras ocultas. Son los monolitos con forma de hoja de las remotas llanuras australianas. Brasil alberga asimismo hasta cien de esos montículos por hectárea en sus planicies centrales.

                                            

Cada metrópoli cuenta con alrededor de 200 mil ejemplares y cualquiera de sus fabricaciones puede superar, luego de varias décadas, más de los 3 metros de altura, que equivaldría a uno de esos rascacielos de más de 600 metros que hacen los hombres.

Las termitas más pequeñas, las obreras, son completamente ciegas y miden unos 6 milímetros de largo. Su trabajo principal es preparar y alimentar a las demás, aunque también cavan túneles, construyen y reparan sus viviendas. Las más grandes son soldados y defienden a la colonia de intrusos, sea cual sea su tamaño, pues permanecen activas por la noche.

Puede haber muchas especies de estos insectos habitando el mismo asentamiento. Están a salvo en su residencia climatizada, aisladas gracias a la pared de barro. Unas aprenden de las otras la autogestión para la sobrevivencia.

Luego de lluvias intensas, toca a los reyes y las reinas alzar vuelo. Ellos se encargan de una tarea máxima: la multiplicación de la especie. Han esperado a que el agua ablandara el suelo antes de salir para aparearse y formar nuevas colonias.

Lo que hace aún más extraordinario a estos monolitos edificados por termitas es que los disponen de norte a sur. Tal dirección asegura que cada lado reciba la luz del sol para tanto las casas como sus residentes, mantengan una temperatura constante. Para ellas la vida está ahí y transcurre ahí.

No hay mejor “superclass” que el mirar con atención a los animales. De cada comportamiento emanan lecturas diversas. Estas arquitectas y constructoras fenomenales, por ejemplo, revolucionan, a cada instante, conceptos como compromiso y equipo.


Comentarios

MÁS LEÍDAS



ÚLTIMOS TWITS




ENCUÉNTRENOS EN