Radio Taíno es una Cadena Nacional que transmite exclusivamente en Frecuencia Modulada (FM) para todo el país.

La estatua de Alicia Alonso que enamora en demasía

El Gran Teatro de La Habana se distingue hoy por dos grandes cualidades: es la más antigua institución teatral en activo de Latinoamérica y desde el 2016 lleva el nombre de la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso.


5 de enero de 2018 - Tomado de Radio Rebelde

La estatua de Alicia Alonso que enamora en demasía

El Gran Teatro de La Habana se distingue hoy por dos grandes cualidades: es la más antigua institución teatral en activo de Latinoamérica (inaugurado el 18 de febrero de 1838) y desde el 2016 lleva el nombre de la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso.

Allí se ha vivido, durante tres siglos diferentes, la euforia de los aplausos. Muchas veces esos elogios del público se debieron a la danza de Alicia sobre el tablado. Y hoy, que ya no puede bailar, ella y aquel teatro firmaron un pacto de eternidad.

Muy pocas personas en el mundo tienen el privilegio de disfrutar, en vida, homenajes convertidos en estatuas y nombramientos de instituciones alegóricas a su obra. Pocos son los elegidos, los dichosos. Pero Alicia Alonso lo merece todo porque le dedicó su vida al arte cubano, defendió sus principios incluso a riesgo de su propia carrera y supo, siempre, serle fiel a los suyos, a Cuba, donde prefirió trabajar en función de la cultura, donde hizo nacer una Escuela de Ballet para dejarnos la tradición de la danza más estricta y disfrutable.

Por eso, desde este 1ro de Enero, como preámbulo a todos y cada uno de los aplausos que se escuchen en el Gran Teatro de La Habana, el público se deleitará con una estatua de Alicia Alonso situada en el vestíbulo del edificio.

Durante un año y dos meses estuvo trabajando un equipo dirigido por el Premio Nacional de Artes Plásticas, José Villa Soberón. En la ejecución de la obra participaron profesores y estudiantes de la Universidad de las Artes y finalmente la pieza se trasladó a la Fundación Caguayo en Santiago de Cuba, donde se fundió en bronce.

Antes, mientras la creación era solo un esbozo en barro, Alicia Alonso y varios integrantes del Ballet Nacional de Cuba habían ofrecido sus criterios al respecto. “Era un momento en el que todavía podíamos corregir algunos detalles”, confesó el escultor en una entrevista.

Fue así que, a modo de construcción colectiva, nació esta pieza de 2 metros y 40 centímetros de alto firmada por José Villa Soberón y Gabriel Cisneros. La distinguida esbeltez de Alicia Alonso en un acto de “Giselle” queda para siempre perpetuada en el bronce.

 

Al develar la bellísima obra del maestro Villa, con la cual llega a un momento estelar de su creación artística, se expone una obra difícil, enormemente difícil, dijo en su inauguración el Historiador de La Habana, Eusebio Leal Spengler. “Alicia fue a tocarla con sus manos, a acariciarla con sus manos, y la hizo. Identificó en la obra del bronce frío, la sangre hirviente de su espíritu. Ella pudo verla con la luz del corazón, que como decía su eximia amiga Dulce María Loynaz, acompaña para siempre a aquellos que la han visto alguna vez y, aun en la sombra, descubren todavía los matices, los colores y el brillo de las cosas”.

Fotos: Alejandro Rojas


Comentarios

MÁS LEÍDAS



ÚLTIMOS TWITS


ENCUÉNTRENOS EN