Radio Taíno es una Cadena Nacional que transmite exclusivamente en Frecuencia Modulada (FM) para todo el país.

Entregan permio Alejo Carpentier a Félix Sánchez Rodríguez

Félix Sánchez Rodríguez, es ese hombre que te deja sin palabra alguna, el que conversa a ratos, no hay manera de no levitar en una entrevista suya.


19 de febrero de 2018 - Por Redacción Digital

Entregan permio Alejo Carpentier a Félix Sánchez Rodríguez

Pareciera que el narrador cubano nacido el 11 de agosto de 1955, es un tipo viejo, anticuado, fuera de moda; tal vez hasta ermitaño. Pero no, me niego a creer esto, me niego una vez más a aprobar cualquier crítica que se haga de él. Necesitamos ser buenos huéspedes, o simplemente hacer muchos cuentos hasta morir. Él sin dudas sabe hacerlos, y también contarlos. Tampoco es ni viejo ni anticuado. Félix Sánchez Rodríguez, es ese hombre que te deja sin palabra alguna, el que conversa a ratos, no hay manera de no levitar en una entrevista suya.

Me alegra muchísimo su galardón, me emociona por ser avileño y por estar allí, en ese lugar primero de la literatura.

Aunque había empezado a escribir, sobre todo cuentos, a finales de la década de los 60, es a partir de 1973, con su incorporación al Taller Literario “César Vallejo”, que comienza a dedicarse más seriamente a la literatura.

En el César Vallejo conoció a creadores esenciales del territorio como los hermanos Doblado -Ibrahím y Raúl-, Roberto Manzano y Nelio Hernández. También comienza a escribir poesía para niños. En 1974 y 1975 obtiene premios en los Encuentros Debate de Talleres Literarios en los géneros de cuento y poesía para niños a nivel provincial.

En poesía para niños obtiene el III lugar Nacional en 1975.
Esto por mencionar algunos lauros, pero lo esencial (aunque importante) es su persona. Cuánto de él no hay por las calles avileñas, cuánto de su paso por los portales poéticos; no puedo contenerme ante sus cuentos. Los que algunos dicen “para niños” y caben en los zapatos de la más excelsa sapiencia.
 

Su innegable obra es resultado de muchos caminos, de muchos intentos, de muchas investigaciones, de mucho tiempo; me acapara la atención su manera de escribir, y, logro ver la lógica de la entrega del premio Alejo Carpentier, estos cuentos que se recogen en El corazón desnudo, es para todos los avileños un orgullo.
Más, no goza de todo el loor. Y hago llamado de atención a nuestra filial provincial por no tenerlo dentro de la membrecía de honor de nuestra organización. Un hombre que ha dado tanto por nosotros los jóvenes, le debemos mucho. Pero nunca es tarde si la dicha es acertada y oportuna.

Gozamos de gran satisfacción saber que una de las convocatorias que hace la AHS en Ciego de Ávila es en tributo a uno de sus cuentos La llave pública (Premio Roque Dalton), Ediciones Ávila, Ciego de Ávila 1991. Su obra no solo narrativa, sino ensayística es de merecido reconocimiento.

Aunque es lectura obligada para cualquier avileño, no desdeño el nivel de interpretación que nos deja en nuestras manos como lectores. El nivel de complejidad en sus textos juega también con la sencillez de sus aciertos. No busca los tan llamados “vuelos poéticos” como forma contemporánea de escritura, sino que su contemporaneidad se basa en la manera en la que es contextual y coherente con su tiempo.
Podría hablar mucho. Prefiero no hacerlo.

Dejo en sus manos la recomendación de leer sus textos. Dejo también la picazón por perseguirlo en esta Feria Internacional del Libro. Dejo más, la enorme energía que desprende el escritor cuando mira con sus ojos y no te deja más opciones que compartir la mirada, asistir a los talleres que brinda para los más jóvenes.
No dejo de creer con sus textos. Salto muchos puertos. Hago de esta incitación mi homenaje a su persona, a su estilo, al gran alma de escritor que no se limita a estereotipos algunos, ni abre sus puertas así no más; sino que deja que cada uno tome su sorbo de Palabra, la digiera, y luego quede prendido con sus textos.


Comentarios

MÁS LEÍDAS



ÚLTIMOS TWITS


ENCUÉNTRENOS EN